Opinión y análisis de Bolsa

Este fabricante de chips sigue entre las acciones favoritas de Wall Street

  • AMD y otros fabricantes de chips se enfrentan a la posibilidad de destrucción de la demanda si la economía entra en recesión
  • Las acciones han perdido cerca de un tercio de su valor este año

  • La directora general Lisa Su ha presentado un escenario de crecimiento bastante sólido durante el Día del inversionista de la compañía la semana pasada

  • Si está interesado en mejorar su búsqueda de nuevas ideas de inversión, consulte InvestingPro+

Los inversionistas están reequilibrando rápidamente sus carteras a medida que aumenta el riesgo de que la economía estadounidense entre en recesión. En general, se están alejando de las acciones de alto crecimiento y comprando acciones de valor que tienen más posibilidades de resistir una recesión prolongada.

Una de estas víctimas es el fabricante de semiconductores Advanced Micro Devices (NASDAQ:AMD).

AMD Weekly TTM

Durante el boom de la pandemia de las acciones tecnológicas, AMD era uno de los valores de chips más queridos. Pero en 2022, las acciones han perdido más de un tercio de su valor tras su subida del 50% en 2021. Las acciones cerraron el viernes a 94.82 dólares.

Sin embargo, la fuerte caída está haciendo que tanto los inversionistas como los analistas se pregunten: ¿ha ido demasiado lejos este retroceso?

Dado el incierto entorno macro actual, es difícil predecir dónde cotizarán las acciones de AMD a corto plazo. En general, la mayor amenaza para los fabricantes de chips proviene de la creciente posibilidad de destrucción de la demanda si la economía entra en recesión a finales de este año.

Las posibilidades de que esto ocurra aumentaron la semana pasada después de que la última lectura de la inflación en EE.UU. mostrara que las presiones sobre los precios están ahora bien arraigadas en la economía. Las acciones de los fabricantes de chips se han visto afectadas este año por la subida de los tipos de interés y la preocupación por la ralentización del crecimiento económico, que podría dejar a las empresas de semiconductores con un exceso de inventarios.

El Philadelphia Semiconductor Index ha bajado un 28% este año, en comparación con la caída del 18% del S&P 500.

Fuerte previsión de ventas

De momento, los directivos de AMD no ven que este entorno macro adverso frene la demanda de sus chips. La compañía, a principios del mes pasado, dio una fuerte previsión de ventas para el trimestre actual, indicando que el fabricante de chips sigue avanzando en su mercado más lucrativo: los procesadores para centros de datos.

AMD predijo unas ventas para el segundo trimestre de aproximadamente 6,500 millones de dólares, frente a una estimación media de los analistas de 6,030 millones de dólares. Pero en la industria de los semiconductores, no hace falta mucho para invertir el ciclo.

Su competidor NVIDIA (NASDAQ:NVDA), que publicó sus últimos resultados tres semanas más tarde que AMD, dio una previsión de ingresos trimestrales decepcionante, culpando a los problemas de la cadena de suministro china y a la guerra en Ucrania. NVIDIA, el mayor fabricante de chips de EE.UU. por capitalización bursátil y uno de los principales proveedores de semiconductores utilizados en los centros de datos, se considera un referente para el sector.

A pesar de la preocupación por la demanda -que podría ralentizarse drásticamente en caso de recesión-, muchos analistas siguen siendo optimistas con las acciones de AMD, dadas sus perspectivas a largo plazo. Durante el Día del inversionista de la compañía la semana pasada, la directora general de AMD, Lisa Su, presentó un sólido escenario de crecimiento en el que espera una tasa de crecimiento anual compuesta del 20% para la compañía, ayudada por el último acuerdo de fusión de AMD con la empresa de semiconductores Xilinx.

Los analistas siguen siendo alcistas

AMD espera un margen bruto superior al 57%, impulsado por una mezcla de nuevas ofertas. Al mismo tiempo, se prevé que los gastos de explotación se sitúen en torno al 23-24%. El fabricante de chips espera que su margen operativo se sitúe en torno al 30% a medida que el gigante tecnológico mejore sus márgenes y su rentabilidad.

Tras el Día del inversionista de la compañía la semana pasada, la analista de Goldman Sachs (NYSE:GS) Toshiya Hari reiteró su objetivo de compra de 133 dólares por acción, lo que implica un potencial de subida del 35%. Su nota decía:

«Salimos del evento con mayor convicción en las perspectivas de cuota de mercado de AMD, así como en su capacidad para impulsar las sinergias de ingresos asociadas a las adquisiciones de Xilinx y Pensando».

«AMD no es inmune a la volatilidad macro; sin embargo, creemos que hay suficientes compensaciones positivas para que la compañía mantenga su rendimiento fundamental superior.»

El analista de Raymond James Chris Caso, en su nota, dijo que AMD está en una posición fuerte para arrebatar más cuota de mercado a Intel (NASDAQ:INTC) en los próximos días.

«Sin embargo, nuestra tesis principal sobre AMD es que la cuota de mercado de más del 80% de INTC es simplemente insostenible, incluso si INTC consigue alcanzarla, ya que no vemos ningún escenario posible en el que INTC tenga una ventaja de rendimiento significativa hasta el año 2025, y es muy posible que INTC incumpla su agresiva hoja de ruta». Con las acciones de AMD cotizando ahora a ~16 veces ese poder de ganancias de 6 dólares en 2024, creemos que es un múltiplo muy atractivo para una compañía con perspectivas de crecimiento de las líneas superiores del 20%.»

Piper Sandler elevó la calificación de AMD a sobreponderar en una nota reciente, al tiempo que elevó su precio objetivo a 140 dólares desde 98. Su nota decía:

«Hay dos viejos refranes en el mundo de la inversión: 1) ‘No puede cronometrar el mercado, así que no lo intente’ y 2) «Compre buenas empresas cuando están en baja».

Conclusión

Salvo los riesgos macro, parece que todo lo demás va bien para AMD. En nuestra opinión, su actual debilidad abre una puerta para que los inversionistas a largo plazo construyan sus posiciones.

Dicho esto, es poco probable que la acción ofrezca el tipo de rendimientos considerables que los inversionistas vieron el año pasado, cuando la economía mundial estaba en una trayectoria diferente.

***

Fuente

Похожие статьи

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.

Кнопка «Наверх»